Revoluciones por doquier

En la historia – y aquí me refiero no sólo a la historia de las civilizaciones humanas, ni solamente a la historia del género humano desde sus orígenes, sino a la historia de la vida terrestre, así como nuestro planeta y el universo en el cual se ubica; y, para desplazarnos hacia otro extremo, a la historia de cada uno de nosotros, los individuos humanos – en la historia en su sentido más amplio, entonces, han ocurrido largos períodos en los cuales no pasaba mucho, largas extensiones de tiempo durante las cuales ocurrían cosas, pero al parecer sin mayor trascendencia. Sin duda hubo cambios a lo largo de estos períodos, pero eran de índole gradual y de alcance más bien limitado.

Sin embargo, también ocurren períodos en que todo parece cambiar. Períodos durante los cuales aparecen muchas cosas nuevas y desaparecen viejas. Los cambios pueden ser catastróficos; en algunos casos, son épocas de caos, de incertidumbre. Son los momentos clave, trascendentales, en los cuales las cosas parecen tomar un rumbo distinto al anterior. Algunos de estos momentos y períodos de transformación han sido llamados “revoluciones”: la Francesa, la Industrial, la Neolítica. Son los momentos que separan el después de un antes. Sigue leyendo

Evolución humana reciente

El gran auge del género humano lo debemos a nuestra capacidad de adaptarnos a nuestro entorno mediante nuestra organización y tecnología. Pero además, somos capaces de adaptar nuestro entorno a nuestras necesidades – lo que nos hace únicos entre los animales grandes que habitan la faz de la tierra. Esta capacidad es el resultado del desarrollo cultural de nuestra especie, del que hablamos en los últimos posts. Gracias a la evolución cultural hemos logrado dominar a nuestro entorno. Pero, ¿quiere esto decir que hemos dejado de lado la evolución biológica? ¿Han dejado nuestros cuerpos de adaptarse, mediante la selección natural, a los cambios en nuestro entorno? No: ¡todavía estamos evolucionando! Sigue leyendo

El idioma y la evolución cultural

Es bien conocida la queja de que mucha gente, especialmente los jóvenes, ya no saben hablar bien su idioma y utilizan palabras extrañas, o construcciones gramaticales incorrectas. Muchos, especialmente los mayores, desearían mantener su idioma tal cual, con reglas claras e inalterables. Sin embargo, los idiomas no son así: son como organismos vivientes, que cambian y se adaptan a los tiempos y el entorno. En el post anterior vimos cómo se dan estos cambios. Pero, ¿por qué cambian los idiomas? ¿Cuáles son las fuerzas que hacen que un idioma cambie? ¿Qué pone en marcha este aspecto de la evolución cultural? Sigue leyendo

Cómo digerir la leche: una cuestión de evolución

Todas las gentes que viven en la tierra pertenecen a uno de dos grupos, entre los que existe una diferencia importante. Una diferencia invisible, pero que afecta sus vidas de manera profunda. Esta diferencia, mal entendida por muchos, ha creado, y todavía está creando, gran malestar y dolencias… Y todo esto a causa de una substancia blanca, líquida, que para una parte de la población humana es un alimento clave, y para los demás, un veneno. Este líquido no es nada más, ni nada menos, que la leche. Sigue leyendo

Evolución cultural

Después de habernos enfocado hacia la evolución biológica en general, está llegando ahora el momento de mirar en mayor detalle a nuestra propia especie, Homo sapiens, y considerar no sólo la evolución biológica, sino también la cultural. Se dice que nuestra especie ya no está evolucionando tanto de manera biológica, sino más bien de manera cultural. Esto no es del todo correcto (de la evolución biológica de los humanos actuales hablaremos en un siguiente post), pero la evolución cultural es obviamente algo fundamental para nuestra especie. Tan fundamental que se pudiera afirmar que nos caracteriza, y hasta que repercute sobre nuestra evolución biológica. De todo esto, la evolución cultural y su relación con nuestra evolución biológica, hablaremos en este post. Sigue leyendo

El preludio de la vida (6): Semillas universales

Nosotros, así como todos los seres vivientes, estamos compuestos de una cantidad inmensa de moléculas, de un tipo que llamamos orgánicas. ¿Hay moléculas orgánicas sólo en nuestros cuerpos y en los de los demás organismos terrestres? No: los hay por doquier, incluso en el espacio. ¿Qué nos cuenta esto acerca de la posibilidad de encontrar vida en otros lugares del universo? Pues, vamos a ver… Sigue leyendo