La filosofía y el cambio: Hegel y la dialéctica

En el post anterior se habló de la Tercera Ley de Newton, la de “Acción y Reacción”. Utilizando esta ley como analogía, se revisaron algunos mecanismos del cambio. Vimos cómo en la historia y en nuestro mundo actual muchos cambios son reacciones a una acción o situación anterior. Si damos ahora el salto de la física a la filosofía, nos percatamos que este fenómeno no ha pasado desapercibido por los filósofos. En la filosofía, la metodología aplicable en este caso es la dialéctica, y el filósofo de la dialéctica por excelencia fue Hegel.

La dialéctica

Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831), uno de los grandes filósofos alemanes de los siglos XVIII y XIX[1], sostuvo que mediante la interacción de opuestos la sociedad humana evoluciona hacia una condición perfecta, balanceada, libre de oposiciones. Hegel llamó esta condición la Idea Absoluta, y la interacción de opuestos que debería conducir hacia ella, la llamó Aufhebung (“levantamiento”, o “anulamiento”). Esta Aufhebung es una forma de dialéctica, una metodología filosófica desarrollada en la Grecia Antigua para buscar la verdad a partir de proposiciones aparentemente contradictorias.

Heráclito, de quien ya se habló en mi post del 4 noviembre 2014, puede ser considerado como “padre de la dialéctica”: fue el primero, por lo menos en el occidente, quien consideraba que la contradicción no paraliza sino dinamiza. En Heráclito se insinúa que las cosas se empujan unas a otras oponiéndose. En toda oposición los términos que se oponen son, cada uno, la negación del otro[2].

Sócrates, el filósofo ateniense del siglo V AdC, utilizó la dialéctica como método para comprobar (o, más generalmente, refutar) la validez de ciertas opiniones de la gente, contraponiendo a estas opiniones una idea opuesta para confrontarlas y llegar a una conclusión.

Por ejemplo, en el diálogo titulado Eutifrón, Sócrates pide a Eutifrón dar una definición de la piedad. Eutifrón responde que el piadoso es él quien es amado por los dioses. Pero, a raíz de varias preguntas de Sócrates, Eutifrón tiene que estar de acuerdo con él que los dioses son peleones y que sus disputas, tal como las disputas humanas, se refieren a objetos de amor o de odio. Por lo tanto, razona Sócrates, existe al menos una cosa que ciertos dioses aman pero otros dioses odian. Una vez más, Eutifrón está de acuerdo. Sócrates concluye que si la definición de Eutifrón de piedad es aceptable, entonces debe existir al menos una cosa que es a la vez piadosa e impía (ya que es amado y odiado por los dioses) – lo que, admite Eutifrón, es absurdo. Por lo tanto, Eutifrón se da cuenta mediante este método dialéctico que su definición de la piedad no es suficientemente significativa[3].

Tesis, antítesis y síntesis

La dialéctica hegeliana se conoce ahora por sus tres fases, cuyos nombres Hegel utilizó poco pero que fueron popularizados por Johann Gottlieb Fichte (1762-1814), otro de los grandes filósofos alemanes: Tesis, Antítesis y Síntesis.

Básicamente, el término Tesis se refiere a una situación inicial, la cual da origen a una reacción, la Antítesis. La tensión entre las dos queda resuelta mediante la Síntesis, que combina elementos de tanto la Tesis como la Antítesis (ver figura).

Blog 1601XX - Dialéctica

Hegel mismo aplicó su dialéctica en primer lugar a la historia, específicamente a la historia europea desde la Grecia clásica hasta la Alemania del tiempo de Hegel. En concordancia con su esquema dialéctico, Hegel dividió este período en tres grandes fases: la de la unidad originaria (la polis de la Grecia clásica), la de la división conflictiva pero desarrolladora (Roma, el feudalismo y la edad moderna hasta la Revolución Francesa) y, finalmente, la vuelta a la unidad, pero ahora enriquecida por el desarrollo anterior (el presente de Hegel) [4].

La dialéctica en la política

Cuando de la aplicación de la dialéctica en nuestro mundo actual se trata, es apropiado buscarla en el ámbito de la política. De hecho, el marxismo, tal como fue postulado en el siglo XIX por Marx y Engels, ya lo hizo, convirtiendo la dialéctica de Hegel, que era de una naturaleza idealista, en la dialéctica materialista, de índole más mundana.

Considerando esto, se pudiera barajar la siguiente analogía de la dialéctica en la historia moderna:

  • Socialismo, ultraderechismo y democracia. En unos cuantos países, principalmente europeos pero también latinoamericanos, se ha dado en el siglo pasado un surgimiento (real o percibido) socialista o comunista (la tesis), seguido por una reacción ultraderechista, que se llamó, dependiendo del país, fascismo, nazismo, franquismo, salazarismo o dictadura militar (la antítesis). Os imaginaréis a cuales países estoy haciendo referencia. En cada uno de estos países que experimentaron tal reacción, el régimen ultraderechista tuvo que ceder, después de algunas decenas de años, el sitio a un gobierno democrático, con espacio para los derechistas así como los izquierdistas: la síntesis.

En algunos de los países que pasaron por este ciclo, no necesariamente la democracia se mantuvo o mantendrá tal cual. Esto puede suceder en países donde la democracia no está muy arraigada y las instituciones democráticas aun son frágiles. En tales casos pudieran darse otros ciclos dialécticos, resultando en un mayor acercamiento a una situación ideal. Como ejemplo actual pudiéramos mencionar a Venezuela, que fue una democracia desde que en 1958 fuera depuesto el dictador Pérez Jiménez[5], pero cuya democracia resultó ser lo suficientemente frágil para que se instalara en 1999 un gobierno izquierdista, pseudodemocrático, con rasgos dictatoriales bajo los presidentes Chávez[6] y Maduro, lo que dio origen a otro ciclo dialéctico.

No todos estaremos coincidiendo con Hegel en suponer que exista una Idea Absoluta. Sin embargo, vale la pena intentar continuamente acercarnos a ese ideal, aunque cambie en el tiempo.

 

[1]    Ver:  https://es.wikipedia.org/wiki/Georg_Wilhelm_Friedrich_Hegel.

[2]    Ver:  https://es.wikipedia.org/wiki/Dial%C3%A9ctica.

[3]    Ver:  https://en.wikipedia.org/wiki/Dialectic.

[4]    Ver:  https://es.wikipedia.org/wiki/Georg_Wilhelm_Friedrich_Hegel.

[5]    Ver:  https://es.wikipedia.org/wiki/Marcos_P%C3%A9rez_Jim%C3%A9nez.

[6]    Ver:  https://es.wikipedia.org/wiki/Hugo_Ch%C3%A1vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s